La pintura y el dibujo son una forma de lenguaje. Los dos se dirigen a la mirada (que les da sentido).

Revelan sensaciones y significados, despertando muchas resonancias personales.

Sean flores, paisajes o retratos, los trabajos de Jeanne Figueras ponen en evidencia lo que es y lo que entra en juego. Una celebración del mundo que sugiere una preocupación por el futuro. «  La belleza de lo efímero  ».

Revelar la poesía, captar la belleza fugaz, cuestionar lo que llama la atención, dejar la puerta abierta a lo inesperado, intentar acercarse a lo misterioso, eso es lo nutre su necesidad de pintar o de dibujar, fuera de las normas, siempre fiel a su propia sensibilidad.